Jugar Tragaperras

¿Qué son las máquinas tragaperras?

tragaperras

Según el lugar del mundo en que se encuentre, esta máquina suele llamarse de manera distinta. En Europa, concretamente en España, es conocida como tragaperras. En Hispanoamérica en cambio, la conocen como tragamonedas, y en países de habla inglesa, la llaman “slot machine”. Sea cual sea el nombre con el que la conozcan, es uno de los principales atractivos de todo casino, y un gran pasatiempo para cualquier turista o jugador en busca de diversión.

Las primeras máquinas tragamonedas, eran artefactos totalmente mecánicos, del tamaño aproximado de una actual máquina registradora de restaurante y su inventor fue el mecánico alemán Charles Fey. Al principio solían comprarlas establecimientos tan disímiles como tiendas de abarrotes, droguerías y bares de barrio.

Estas máquinas tenían en su pantalla o lugar más notorio, figuras que representaban palos de baraja, además de campanas. Si el jugador lograba emparejar tres figuras, se escuchaban tintineos de campanas como indicación de que el jugador había tenido éxito. Debía el jugador entonces acercarse al administrador del establecimiento, a reclamar su premio, que por lo general consistía en una bebida gaseosa u otra cosa.

Luego, fabricantes neoyorquinos diseñaron nuevas máquinas, que recompensaban con goma de mascar. Finalmente se decidió crear máquinas que pagaran un premio en metálico (el premio tenía un valor fijo y se usaba el cálculo de probabilidades para el pago), con lo que el modelo definitivo de máquina tragamonedas quedó configurado tal y como lo conocemos hoy en día.

El funcionamiento de las tragaperras es muy sencillo: el usuario introduce una moneda en la ranura destinada a ese fin, luego de lo cual la máquina se ilumina y empieza a reproducir sonidos que evidencian que está lista para entrar en funcionamiento. Sólo resta tirar de la palanca que acciona las bobinas giratorias (donde se muestran íconos como campanas y palos de baraja), y en cuanto se detengan, se sabrá el resultado. Por lo general, mientras ruedan las bobinas, se escuchan tonadas alegres y las luces del panel central dan la impresión de movimientos vertiginosos, para añadir emoción al momento.

Actualmente las tragaperras tienen pocos componentes mecánicos, o ninguno en algunos casos, a no ser el botón que acciona la máquina. La electrónica ha convertido a las tragamonedas en un artefacto eficiente y divertido. En los casinos online, hay infinidad de modelos de tragaperras, para todos los gustos, por exigentes que sean, con premios realmente atractivos y bonos especiales irresistibles , algunos ofrecen la posibilidad de jugar a las tragaperras gratis.